Misterio... resuelto (creo)






Las declaraciones de doña Gely Mouriño publicadas en Tribuna, al tiempo que incriminaron a Fernando Ortega, absolvieron a Rosado Ruelas en el asunto de la instalación del busto. Lo extraño es que esa absolución haya sido divulgada en el periódico que un día sí, el otro también, culpa al presidente municipal de Campeche hasta por los lechones que no ha tostado.


La respuesta, quizá, es que el odio incandescente contra los Mouriño está más allá de la fatigosa y absurda campaña contra Rosado Ruelas y de los acuerdos con el gobernador. Y como este último se atrevió a homenajear a Juan Camilo, entonces había que castigarlo para cortarle las alas definitivamente; ya fue suficiente con los sueños de libertad de Salomón. Como vemos, se trató simplemente de una jerarquización del rencor... y de un latigazo de advertencia.



Entradas populares de este blog

Doña Layda: la farsa opositora

EmPeñados: amor con deuda se paga